Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

¡Me duelen los dientes!

Sensibilidad dental
¡me duelen los dientes!
La sensibilidad dental ocurre en muchas personas, cuando los dientes entran en contacto con algo frío, caliente, ácido o dulce al comer o beber.
Lo que puede suceder es que el esmalte que rodea la pieza dental se haya adelgazado, ofreciendo menos protección a la dentina que es la capa que rodea al nervio. También puede ser que las encías se hayan retraído.
Los “dientes sensibles” pueden deberse a muchas causas, como un cepillado no adecuado y el consumo de bebidas carbonatadas que pueden ocasionar la erosión del esmalte y la exposición de la dentina. Otro factor puede ser la edad del paciente, o el uso de cremas dentales que son muy abrasivas. También las enfermedades de las encías pueden ser causa de que estas se retiren y la dentina quede expuesta.
Otras veces, ciertos procedimientos dentales pueden ocasionar la sensibilidad de los dientes, como algunos tratamientos para blanqueamiento o el uso de frenos correctores.
Se debe acudir al odontólogo, quien tras un examen recomendará el tratamiento a seguir, porque además de una sensación muy desagradable, este síntoma es el anuncio de algo que tiene que ser tratado profesionalmente.
En el mercado hay muchos productos que ofrecen solucionar los problemas de este tipo, pero será el odontólogo quien identifique la causa y recete lo adecuado.
Es importante tener en cuenta que el cuidado de la dentadura, que es crucial, requiere cepillarse los dientes después de cada comida, haciéndolo de arriba hacia abajo usando un cepillo de dientes que no sea ni de extremada dureza ni muy blando, una crema dental que no sea excesivamente abrasiva y limpiando bien todos los restos que puedan haber quedado, usando hilo dental, que se vende comercialmente.
Los dientes deben cuidarse toda la vida; se recomienda visitar al dentista por lo menos una vez al año y realizarse una profilaxis que otorgue no solo una hermosa sonrisa, sino verdadera salud dental.
Si es que sus dientes son “sensibles”… ¡hágales caso!