Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Maternidad
2017-04-12 14:54:24

Melasma: cómo afrontar las manchas en la piel durante el embarazo

El embarazo es una etapa en donde muchas mujeres ven como su piel resplandece y toma un brillo especial, esto gracias a las hormonas que están en constantes cambios. Sin embargo, hay una condición especial que puede tomar a muchas por sorpresa: la melasma.

A continuación te contaremos de qué trata este problema de la piel, cómo reconocerlo  y qué hacer al respecto.

 

¿Qué es la melasma?

La melasma es un problema en la piel bastante común. Esta causa la aparición de manchas marrones y grises en la piel, especialmente en el rostro. Si bien puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, es común que aparezca en las mejillas, encima del labio, la frente y la quijada.

 

La melasma se produce cuando un grupo de células que produce la melamina, se activan permanentemente. A medida que estas células continúan produciendo pigmentación la piel se vuelve cada vez más oscura.

 

Suele aparecer entre el primer y segundo trimestre de gestación, sin embargo, este problema puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo.

 

Factores de riesgo

manchas-en-el-embarazo-melasma

  • Factor genético

Muchas de las mujeres que sufren de melasma durante el embarazo, han tenido antecedentes familiares o una predisposición genética a esta condición.

 

  • Rayos ultravioleta

Estudios demuestran que la exposición prolongada a la luz solar y rayos ultravioleta contribuyen altamente a sufrir de melasma.

 

  • Hormonas

Las hormonas femeninas que se disparan durante el embarazo, especialmente el estrógeno, puede incrementar los riesgos de sufrir este problema en la piel.

 

¿Cómo tratar y prevenir la melasma?

tratamientos-melasma-manchas-embarazo

Acude al dermatólogo

Esta es una de las primeras acciones de prevención que debes tomar, tu dermatólogo te preguntará sobre tu historia familiar, verá el patrón de pigmentación y determinará si sufres de una hiperpigmentación en las capas superiores de tu piel.

 

Evita la exposición solar

Proteger tu piel de los rayos solares es especialmente importante si tienes alguna predisposición a la melasma, o si te preocupa tenerla.

 

Aún más importante, si ya estás en un tratamiento médico para la melasma, la exposición al sol solo hará que se reviertan los progresos logrados.

 

Utiliza protectores solares que tengan al menos un 50 FPS, y contengan dióxido de titanio o zinc, los cuales no son dañinos durante el embarazo. Además de protector solar, si sales a la calle utiliza, sombreros de ala ancha, ropa de mangas largas y trata de permanecer en la sombra el mayor tiempo posible.

 

Otros tratamientos

Muchos de los tratamientos de melasma no son totalmente seguros durante el embarazo o para madres lactantes. Algunas cremas tópicas pueden ser de ayuda pero te recomendamos que visites a tu dermatólogo antes de usarlas.
Es importante que sepas que el único síntoma de la melasma es la coloración de la piel, así que si también sufres de dolor o picazón, asegúrate de visitar a tu médico inmediatamente.

cta-blog-descarga-guia-basica-madres-primerizas-auna