Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Neumonía

¿Qué es?
La neumonía o pulmonía es la inflamación del pulmón producida generalmente por bacterias como el neumococo o varios tipos de virus.
¿Cómo se ocasiona?
Es muy común la transmisión por contagio. El virus que la provoca se esparce por el aire muy rápidamente, a través de las secreciones respiratorias del enfermo: la mucosidad por ejemplo, que está presente en la tos y estornudos. Una gripe puede derivar en neumonía. Otras enfermedades del sistema respiratorio también pueden producirla de no ser tratadas.
¿Cuáles son los síntomas?
Tos que produce esputos de flema o de color marrón, verde. Fiebre alta que puede producir escalofríos. A veces dolor torácico agudo especialmente cuando se respira hondo. Falta de apetito, cansancio, dolores de articulaciones y de cabeza.
Tratamiento.
Al menor síntoma de neumonía se debe acudir al médico que es quien va a diagnosticar la enfermedad y prescribir el tratamiento de inmediato. Como en cualquier enfermedad no hay que automedicarse porque la situación puede ponerse peor y volverse más difícil el tratamiento médico.
¿Cómo se previene?
La neumonía se previene ante todo, evitando contacto con una persona que tenga la enfermedad.
Hay que mantener una buena higiene, porque las manos entran en contacto con gérmenes todo el día.
No fume y haga una vida saludable; realice ejercicio al aire libre, coma una dieta variada y sana, con muchas frutas, duerma bastante y evite el tomar alcohol.
Es importante que se aplique la vacuna contra la gripe todos los años, especialmente si es mayor de 65 años, tiene problemas inmunológicos o si la persona es menor de edad.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna