Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2016-04-30 18:07:34

La glucosa no es cualquier cosa

La glucosa no es “cualquier cosa” y sobre todo si se es diabético es algo que se tiene que controlar siempre.

Es muy importante determinar los niveles de glucosa en la sangre, con la ayuda de un glucómetro, pequeño aparato que indica, gracias al rápido análisis de una gota de sangre, la medida que se tiene.

Un pequeño pinchazo en un dedo, una gota de sangre y casi instantáneamente se tendrá la respuesta,  lo que va a permitir tomar las medidas necesarias.

La medida se hace en ayunas, al empezar el día y el valor para un adulto sano está entre los 70 y 100 mg/dl.

El glucómetro puede ser usado por cualquiera, guardando ciertas precauciones. Lo primero es desinfectar el dedo del cual se sacará la gota de sangre. Esto puede hacerse con alcohol y pinchar al costado del dedo, en la parte superior, donde no hay tanta sensibilidad. El pinchazo se da con una lanceta nueva que se provee con el glucómetro y se coloca en éste. Luego la gota de sangre se pone en una tira reactiva, de las que vienen con el aparato. De inmediato la pantalla arrojará el nivel de glucosa en la sangre.

Se puede hacer mediciones después de las comidas, pero los valores variarán, siendo mejor consultar a un médico sobre esto. Mucho más seguro para el propio paciente es el primer método indicado.

La glucosa también puede medirse a través de análisis especializados de sangre en el laboratorio de la Clínica y los resultados tardarán alrededor de dos horas.

Es necesario para el paciente diabético controlar sus niveles de glucosa y hacer lo necesario en cuanto a dieta, ingestión de fármacos o si lo necesita (y ha sido recetado por el médico) aplicarse insulina.

Es conveniente siempre mantener informado al médico sobre los valores de glucosa en la sangre para que así pueda controlar bien la enfermedad.

El glucómetro es cómodo, pero solo mide, no reemplaza al médico.