Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

No es una haba grande...

Los “habones” no son, como parecería, unas habas de gran tamaño, sino las lesiones que se producen en la piel debido a la urticaria: así se les llama.
Dichos “habones” con unas marcas definidas, con bordes rojizos, que aparecen en la piel y son síntoma de esta enfermedad. La picazón o prurito es otra señal de este mal del que no se sabe exactamente cuál es su origen. Puede deberse a un problema en el sistema inmunitario, lo que ocasiona alergia, que puede ser producida por ciertos medicamentos o por algunos componentes de los alimentos o bebidas que se ingieren.
Las lesiones aparecen y duran de 2 a 6 días, desaparecen y luego vuelven a manifestarse en el mismo lugar o en otro. Una vez pasada la urticaria, no queda huella alguna en la piel.
La urticaria puede presentarse en forma aguda o crónica.
La aguda tiene aproximadamente 6 semanas de duración y la crónica toma más tiempo.
A veces son otras las causas de la urticaria y no algo que se deba directamente al sistema inmunológico: el sudor, el calor o el frío podrían provocarla también.
Se debe consultar al médico quien dará su diagnóstico y en principio puede tratar el mal con corticoides o con antihistamínicos, pero de ninguna manera el paciente puede automedicarse, pues está poniendo en riesgo su salud y en vez de solucionar el problema puede empeorarlo.
La urticaria es una enfermedad frecuente y puede presentarse sin importar la edad o el sexo, aunque pareciera que las mujeres son más propensas a contraerla.
No existe en definitiva, forma de prevenirla, salvo que se pueda identificar los alérgenos que la causaron u otras circunstancias en las que anteriormente se dio y se actúe médicamente.