Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Maternidad
2017-03-23 18:28:14

Partos prematuros: causas, síntomas y factores de riesgo

Se estima que un periodo de gestación normal dura aproximadamente 41 semanas, que aseguran, casi en su totalidad, que no haya complicaciones con el bebé durante su nacimiento y sus primeros meses de vida.

Aun así, hay otros casos donde se producen nacimientos antes de tiempo. Según la Organización Mundial de Salud (OMS) esto ocurre anualmente en 15 millones de nacimientos. ¿Cuándo se considera que un parto es prematuro? ¿qué significa esto para nuestro bebé? ¿cuáles son sus factores de riesgo? Acompáñanos en este artículo para descubrirlo.

¿Desde cuántos meses se considera un parto prematuro?

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), un parto se considera prematuro si el bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo, pues, lo normal es que este nazca entre las 37 a 42 semanas de gestación. Asimismo, existen las siguientes categorías:

 

  • Entre la semana 32 a 37: prematuro moderado
  • Entre la semana 32 a 28: muy prematuro
  • Antes de las 28 semanas: prematuro extremo

 

Por otro lado, también se considera un parto prematuro si el bebé, al nacer, pesa menos de 2 kilos y medio, incluso si este ha alcanzado las 37 semanas de formación en el vientre materno. El bajo peso puede ocasionar diversas dificultades, no sólo para la madre, sino también para el bebé en su desarrollo futuro.

 

Síntomas

Podemos intuir que un bebé ha sido prematuro – además de, por su tiempo de gestación- por su tamaño corporal pequeño, su peso menor a 2500 gr., la temperatura corporal baja, la dificultad para respirar o succionar y, finalmente, el pelo fino que cubre casi todo su cuerpo. Ante dichas señales, la clínica u hospital donde el bebé nace, debe tomar las medidas necesarias para permitir que el bebé sobreviva.

 

Por otro lado, en el caso de una madre gestante, las señales de que podría tener un parto prematuro son muy similares a las de un parto normal, como, por ejemplo:

 

  • Los cambios del flujo vaginal; siendo estos de un color ligeramente marrón rojizo.
  • Dolor estomacal que podría incluir diarrea.
  • Cólicos similares a los cólicos menstruales.
  • Presión en la zona pélvica.
  • Sentir contracciones que provocan el endurecimiento de la zona del vientre cada diez minutos.
  • El rompimiento de la bolsa, seguido de hemorragia vaginal.

 

¿Qué podría causar un parto prematuro?

A pesar de que las causas de un parto prematuro sean aún desconocidas, existen ciertos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que una mujer embarazada sufra un parto prematuro que ponga en riesgo la salud y desarrollo de su bebé:

 

  • Infecciones vía urinaria o vaginal, por parte de la madre.
  • Anemia severa durante el embarazo.
  • Diabetes durante la etapa de gestación.
  • Haber abortado en el pasado.
  • Tener un embarazo múltiple (gemelos o mellizos).
  • Realizar actividad física en exceso.
  • Que la madre sea menor de 18 años o mayor de 35.

 

Por último, es recomendable que, en caso presentes uno o varios factores de riesgo de sufrir un parto prematuro, comas saludablemente y descanses las horas adecuadas.

 

Asimismo, haz seguimiento a los cambios que vaya experimentando tu embarazo y, si en algún momento presencias algo inusual antes de las fechas estimadas de parto, visita a un médico especialista en ginecología obstetricia.