Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Pequeñas pero dolorosas...

El herpes produce lesiones cutáneas que son en principio, como pequeños racimos de vesículas, que se rompen y se vuelven heridas que son dolorosas…y contagiosas.
El herpes es producido por un virus; el Herpes simplex o el Herpes hominis.
Esta es una enfermedad que no tiene cura conocida y tan solo se pueden aliviar y curar las manifestaciones que produce. Una vez que el virus penetra en el organismo, aunque visiblemente hayan desaparecido los síntomas, queda en estado latente (como dormido) en él para volver a aparecer activo alguna vez. Según algunas opiniones, el exceso de exposición a la luz solar podría causar un efecto “gatillo”.
El herpes se contagia por contacto, o sea que hay que tratar de evitar éste con las partes enfermas, tanto para personas extrañas, como en el mismo paciente, que puede así auto infectarse.
Lo primero que se debe hacer ante la aparición de signos que pueden anunciar que se tiene herpes, es acudir al médico, quien recetará el tratamiento correspondiente, insistiendo en que no se curará definitivamente la enfermedad, sino que se atacarán los síntomas, hasta desaparecerlos.
El virus tipo VHS I, suele atacar a los labios, la cavidad oral y a la parte superior del cuerpo de la persona. El VHS II generalmente produce herpes genital y a la parte inferior del cuerpo.
Es de suma importancia, en el caso del herpes genital, abstenerse por completo de las relaciones sexuales, en tanto dure la infección, pues como ya se dijo, el contacto con las heridas es sumamente contagioso. Habrá que esperar un tiempo prudencial, hasta que los síntomas de la enfermedad hayan desaparecido por completo.
Las heridas no deben tocarse y se recomienda observar la mayor higiene con relación a estas, estén localizadas donde sea; el lavado de las manos deberá practicarse siempre, repetidas veces, especialmente cuando se haya entrado en contacto con algún enfermo. El paciente deberá realizar este hecho para que no suceda una auto infección.
Este herpes simple no debe ser confundido con la enfermedad llamada herpes zóster, que aunque también tiene manifestaciones cutáneas (de otro tipo) es una neuropatía.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna