Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuida tu Corazón
2019-08-23 09:00:42

¿Qué exámenes del corazón debería tomar con regularidad?

¿Alguna vez oíste de la importancia de cuidar tu corazón? Esto, no va solamente dirigido a las personas mayores, sino a las de cualquier edad. El corazón es el órgano que, básicamente, nos mantiene vivos y, por tanto, su cuidado es elemental.

A pesar de que pocos padecemos del riesgo de tener problemas cardiacos, con el pasar de los años, y la práctica de malos hábitos, podemos poner en riesgo nuestra vida, desgastando la eficacia con la que nuestro corazón trabaja. ¿Cómo cuidarlo? La mejor opción, es tomar los siguientes exámenes con regularidad:

 

  1. Presión arterial

examenes-del-corazon-electrocardiograma

 Uno de los indicadores más importantes de nuestra salud cardiaca, es la presión arterial, que se refiere a la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes de nuestras arterias.

Al no presentar síntomas físicos claros, es difícil de detectar fácilmente que algo anda mal con este indicador, si este no es medido con regularidad. En consecuencia, una tensión arterial alta podría traer consigo problemas cardiovasculares graves, como: derrame cerebral, insuficiencia cardiaca, entre otros, por el desgaste de nuestras paredes arteriales.

 

La mejor manera de medirla, es a través de una prueba convencional de presión, que consiste en hallar el punto mínimo y máximo de la arteria. A través de la colocación de una manga a presión alrededor del brazo, esta se infla esta hasta bloquear la arteria del brazo; abriéndola poco a poco, se miden tanto la presión sistólica (mínima) como diastólica (máxima).

 

  1. Electrocardiograma

ecocardiograma-examenes-del-corazon-que-necesitas

Esta importante prueba, se encarga de evaluar el ritmo cardiaco y su función, a través de los impulsos eléctricos que genera nuestro corazón; de dicho modo, puede detectar de manera temprana, males como: la arritmia, un riego sanguíneo escaso, miocarditis, o algunas anomalías cardiacas congénitas que coloquen en riesgo la salud del paciente.

 

La prueba del electrocardiograma dura aproximadamente cinco minutos y es apta para toda persona; pues no presenta ninguna clase de riesgo. Antes de la realización de este examen, se le colocan 12 adhesivos con electrodos en diversos puntos del cuerpo, que van unidos al electrocardiógrafo y a través de este aparato, salen plasmados los latidos de nuestro corazón en cada punto.

 

  1. Ecocardiograma

Este examen de tipo diagnóstico, sirve para tener una imagen del movimiento del corazón del paciente. A través de esta prueba de ultrasonidos, se puede calcular: la forma, el tamaño, la función de sus válvulas e incluso la fuerza de los impulsos del corazón, cómo son sus movimientos al latir y qué tan gruesas son sus paredes.

 

La cantidad de información que puede proporcionar acerca de tu salud cardiaca es tal, que puede diagnosticar incluso derrames en caso que exista líquido alrededor del órgano. Así, al igual que las pruebas mencionadas con anterioridad, no presenta riesgos para la salud.

 

  1. Test de esfuerzo

examenes-del-corazon-prueba-de-esfuerzo

Este examen es también conocido como ergometría, se usa generalmente para diagnosticar males como algún tipo de enfermedad coronaria, obstrucción de arterias o anginas en el pecho, que ocasionen dolor toráxico.

 

A través de este test, que consiste en la realización de ejercicio físico a través de una caminadora o bicicleta, se pretende poner en manifiesto si existe algún tipo de alteración en el ritmo cardiaco durante el reposo y ante el ejercicio físico; por ejemplo, de ser así habría un déficit en el riego de la sangre.

 

  1. Holter

A diferencia del electrocardiograma, que tiene una duración de cinco minutos, la prueba Holter tiene la ventaja de registrar de manera prolongada los latidos del corazón; permitiendo que se mida la actividad y funcionalidad de este órgano, la frecuencia cardiaca y el ritmo de la respiración del paciente.

 

Por último, no olvides que cuidar tu corazón también significa practicar deportes, ir al campo a respirar aire puro y limpiar tus pulmones, evitar el humo del cigarro y, por último, incluir una dieta saludable que mantenga controlado el nivel de colesterol en tu sangre.