Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Salud Infantil
2017-04-20 10:09:18

¿Qué hago si mi hijo tiene piojos?

¡Llegó el inicio de la etapa escolar! Y con ello, la frustrante idea de  que, tarde o temprano tu hijo podría contagiarse de piojos en clases, en el recreo o cuando deban hacer un trabajo grupal.

¿Cómo evitar que esto suceda? ¿cómo hacer para que desaparezcan? ¡Tranquilo! Leyendo este artículo, sabrás qué hacer.

 

  1. Cómo identificarlos

Los piojos no son fáciles de identificar. Entonces, ¿cómo estar seguros cuando han aparecido? Estate atento a los síntomas y, de ser posible, ayúdate con una lupa para notar si la cabeza de tu pequeño tiene estos molestos huéspedes.

 

  • ¿Tu hijo se rasca la cabeza constantemente?

Este es uno de los síntomas iniciales de la aparición de piojos; sin embargo, puede tratarse de diferentes causas como caspa, alergias o piojos.

 

  • Liendres:

Las liendres y huevecillos, son de un color blanco metálico o mostaza, y se ubican en las bases del cabello, adheridos firmemente a este. En muchas ocasiones, podría confundirse con la caspa; sin embargo, soplando levemente el cabello y revolviéndolo, sabremos la diferencia: la caspa se moverá, las liendres no.

 

  • Piojos adultos o ninfas:

La diferencia entre estos dos tipos, es que las ninfas son los piojos jóvenes que al cabo de dos semanas se volverán adultas. Los piojos adultos son del tamaño aproximado de una semilla de ajonjolí y pueden variar entre un color blanco y marrón.

 

  • Pequeños bultitos rojos:

En muchas ocasiones, la base del cabello sólo se irrita levemente; sin embargo, los niños que se rascan muy a menudo debido a esta molestia, desarrollan pequeñas erupciones que podrían infectarse.

 

  1. Formas de eliminarlos

Para tener certeza de que los elimines, primero debes consultar con el médico pediatra de tu pequeño, para que te diga cuál es el producto contra los piojos más adecuado para el cuero cabelludo de tu hijo.

 

El uso de productos para eliminar piojos, por lo general, no termina de exterminar las liendres -o piojos bebés- ni huevecillos, por lo que tratar los piojos antes de su etapa reproductiva es lo mejor. Asimismo, procura adquirir un peine anti-piojos que ayudará  a desenredar el pelo de tu pequeño desde la raíz hasta las puntas; al finalizar, asegúrate de lavarlo.

 

Por otro lado, para eliminar las liendres, el hecho de encontrarse firmemente adheridas al cabello hace que la única solución sea desplazarlas manualmente hacia las puntas y quitarlas del cabello de tu hijo.

 

  1. Prevención

El contagio de piojos puede darse por diversos motivos que no necesariamente significan la falta de higiene de tu hijo o de tu hogar; sino el contacto cercano con otras personas que los posean.

 

Esto no significa que debas evitar que tu hijo salga a jugar con sus amigos o no vaya al colegio, sino que tomes las medidas preventivas ante las altas probabilidades de que tu pequeño pueda contagiarse en la escuela o patios de recreo.

  • Lava un mínimo de tres veces a la semana con champú, la cabeza de tu hijo.
  • Mantén su cabello cepillado.
  • Las veces que le laves el cabello, revisa los alrededores de su cuello y detrás de sus orejas; pues son esos lugares donde los piojos colocan sus huevos.
  • Enséñale a tu hijo a no usar o prestar sus artículos personales de aseo o ropa.
  • Desinfecta los peines de tu hogar cada tres días.
  • Mantén las toallas, uniformes y demás atuendos lavados.
  • Mantén el cabello de tu hijo corto, y si tienes una hija, mantenlo recogido.

 

  • Cómo evitar una re-infestación

En el caso que ya te hayas deshecho de los piojos recientemente, hay algunas cosas que puedes hacer para evitar que vuelvan a habitar la cabeza de tu hijo o peor aún: infesten las de los demás miembros de tu familia, incluyéndote.

 

  • Lava toda su ropa de cama y de vestir con agua caliente.
  • En el caso de cosas que no se puedan lavar con agua y jabón, como peluches, lávalos en seco.
  • Pasa la aspiradora en todos los muebles tapizados y alfombras y bota la basura de esta inmediatamente.
  • Remoja en alcohol los utensilios para cabello.

 

Recuerda que el rascado constante no es el único síntoma para identificar la presencia de piojos. Algunos niños no sienten la necesidad de rascarse aun teniendo piojos en la cabeza; así que no olvides revisar la cabeza de tu hijo con frecuencia.

 

En el caso que sí existan piojos, contacta a un médico pediatra que te ayude a ver el mejor remedio para deshacerte de estos. No olvides avisar también a la maestra tutora de  la  escuela de tu hijo, y así  evitar futuros contagios.

blog_CTA_guia_para_ninos_saludables_felices