Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Balance y Control
2016-04-12 00:00:00

Quererse más

Esta frase que dice lo que todos deseamos para todos, es muy importante aplicarla a nosotros mismos. Es verdaderamente necesario querer a esa persona que somos.
Puede sonar extraño, porque muchas veces el egoísmo hace que nos pongamos en primera fila, pero eso no es sino egoísmo. Tenernos en cuenta sería otro modo similar de expresar lo que queremos decir. Sucede que muchas veces cuanto nos acontece es pasado por alto o pospuesto porque siempre hay algo que es más “importante”.
Ponemos a la familia por delante, a los amigos, siempre a los demás y no consideramos que si no vemos por nosotros mismos, si no nos preocupamos por estar bien, los esfuerzos que hagamos por otros van a ser estériles o mediocres. Si uno está enfermo va a ser difícil que ayude a los enfermos; si personalmente no se siente uno seguro de algo ¿cómo puede asegurarlo a otros?
Estar bien es un deber para con nosotros mismos y para con los demás. Por eso es necesario atender a las propias señales y no pasarlas por alto.
Nuestra salud física y mental es importante: la más importante porque de otro modo las cosas no funcionan. Mantenernos en buen estado implica acciones que hay que tomar: chequeos médicos periódicos, visitas al odontólogo, comer sano, hacer ejercicio cada día, mantener ocupada y ágil la mente leyendo por ejemplo, cuidar el propio aseo escrupulosamente, evitar las rutinas aburridas y abrirse a las novedades.
La edad es la que uno lleva en el corazón, no la física, dicen y para lograr mantenerse joven siempre, hay que poner de nuestra parte: querernos más. Si acudimos al médico sigamos sus indicaciones, porque de nada sirve consultar si después se hace lo que se quiere, que muchas veces es lo opuesto a lo recomendado.
De nosotros depende ser útiles a los demás: tenemos que estar en condiciones de serlo. En buenas condiciones.