Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

¿Quién te persigue?

Esta es la pregunta que se le podría hacer a la persona que va trotando. La respuesta podía ser: “la enfermedad”. O podría decir que “corro para alcanzar a la salud”.
Es un hecho que el trotar y en general el ejercicio físico nos mantiene físicamente bien y aunque no lo notemos, todo en la sociedad moderna apunta para que seamos cada vez más sedentarios. Nos disculpamos diciendo que nuestra actividad es intelectual y que no tenemos tiempo que perder corriendo sin objetivo o ejercitándonos por nada.
Buscamos cualquier excusa para disminuir al máximo cualquier actividad física, sin darnos cuenta que vamos perdiendo la batalla y que la factura llegará en cualquier momento.
Es cierto que ahora existen asociaciones que promueven el ejercicio, por el gusto de sentirse y estar bien. A veces las máquinas de un gimnasio o la cercanía del verano hacen que tratemos de estar “en forma”, pero nada se va a lograr sin el esfuerzo personal y la voluntad de hacerlo.
El cuerpo, como toda máquina, necesita funcionar y moverse, de otra manera se “oxida” y no responde a las expectativas.
El ejercicio es vital para todo el organismo porque cada parte de este funciona y la frase latina “Mens sana in corpore sano” nos dice de la importancia que tiene el “envase” para un buen desarrollo del contenido.
Ejercicio=salud. Esto es algo que debemos tener siempre presente, especialmente cuando la flojera parece invadirnos.