Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Balance y Control
2016-04-12 00:00:00

Reir para sanar

Los medicamentos son los grandes aliados a la hora de combatir las enfermedades que afectan a nuestro organismo, sin embargo, hay otros caminos poderosos y comprobados que pueden ejercer un efecto sanador sobre nuestro cuerpo. La risa es uno de ellos.
Reír, a carcajadas y con plena libertad, es considerado una efectiva herramienta para fortalecer el sistema inmunológico, aliviar el dolor e, incluso, para tratar delicados trastornos emocionales como la depresión. Reír apoya la segregación de sustancias, como las endorfinas, que no solo desembocan en una sensación de bienestar sino que ayudan a las células a combatir los virus y las bacterias.
La risoterapia, es una alternativa complementaria a los tratamientos médicos que tiene como objetivo generar risas francas y abiertas entre los pacientes, a fin de que éstos se beneficien con los efectos que unas buenas carcajadas tienen sobre el cuerpo y la mente.
Esta divertida terapia por lo general se realiza en grupos e incluye ejercicios de estiramiento para aliviar tensiones, juegos y dinámicas para estimular la risa irracional y poderosa, la misma que tienen los niños.
Además de sus beneficios sobre el sistema inmunológico, reír es saludable para el corazón, ¿cómo?: cuando reímos inhalamos y exhalamos profundamente, al igual que sucede cuando practicamos algún deporte. Reír es la forma más rápida de respirar profundamente, oxigenar nuestro cuerpo y eliminar el aire viciado, algo que no es común porque solemos respirar con cierta rapidez.
Al reír también utilizamos varios músculos del cuerpo, desde el rostro hasta los músculos abdominales y el diafragma.
La risa tonifica los músculos del rostro y ayuda a mantener el aspecto juvenil. Igualmente, cuando reímos a carcajadas descargamos la tensión de los músculos internos de la zona abdominal, lo que produce un masaje que aumenta la irrigación de nuestros órganos, facilitando la digestión y la eliminación de toxinas y grasas.
Los beneficios de la risoterapia a nivel emocional y psicológico, son igualmente poderosos. Según los especialistas, reír ayuda incluso a sanar los sufrimientos crónicos, superar heridas de la niñez así como bloqueos mentales y sexuales. El poder de la risa llena a los pacientes de fuerza, ilusión y sano optimismo que los apoya a ver la vida de una manera positiva, lo que tiene un impacto importante en la calidad de vida de los pacientes, sobre todo de aquellos que atraviesan duros tratamientos médicos.