Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

Rutina saludable

Estirarse es un “pedido” natural del cuerpo cada mañana y los beneficios de esta simple actividad pueden generar un notorio impacto en nuestro bienestar físico y mental.
Estirarnos cada mañana nos permite “acomodar” los fluidos del cuerpo que se acumulan en la espalda mientras dormimos, igualmente, durante el sueño los músculos pierden tono debido a la inactividad.
Estirarnos por la mañana es una manera suave y amable de poner en actividad nuestro cuerpo, desentumeciendo los músculos y lubricando las articulaciones. Es importante realizar el estiramiento de una manera suave para comenzar a sentirnos activos progresivamente y poner en marcha nuestro metabolismo.
Un estiramiento simple cada mañana no solo genera una sensación agradable en tu cuerpo, sino que previene dolores musculares y contracturas durante el día.
Por otro lado, durante la actividad deportiva, los músculos son sometidos a trabajos intensos, contrayéndose y expandiéndose varias veces, por eso es importante prepararlos antes de la actividad y regresarlos a la quietud después del esfuerzo físico realizando estiramientos. Los estiramientos durante el ejercicio ayudan a los músculos a atravesar esos cambios y a lograr el equilibrio que les permita seguir funcionando sin quedar “resentidos” durante el día. Estirar los músculos en el deporte también mejora la circulación, lo que es indispensable para acelerar la recuperación.
Aun en las personas que no realizan actividades deportivas, lo estiramientos son importantes para el bienestar. Por ejemplo, estos simples ejercicios pueden ayudarte cuando te sientas cansado o estés mucho tiempo sentado delante de tu computadora trabajando. También te pueden hacer sentir mejor si te duele el cuerpo luego de conducir tu automóvil por varias horas, cuando desees aliviar el estrés o el dolor causado por posturas incómodas.
Ya sea que te estires por las mañanas, en el gimnasio o durante un descanso en la oficina, es importante que realices los estiramientos suavemente y sin acelerarte. Mientras estiras, sigue respirando normalmente sin aguantar la respiración. Igualmente, ten cuidado de no generar dolor mientras haces el ejercicio, lo que debes sentir es tensión en los músculos. Si estás alternando estiramientos en tus extremidades, utiliza 30 segundos para trabajar cada lado.
Realiza estiramientos a diario aun cuando no hagas deporte. Ellos te ayudarán a mantener la flexibilidad y el buen estado de tus articulaciones, y también te sentirás mejor y más positivo. Recuérdalo, ¡al cuerpo le gusta estirarse!