Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

Saber explicar

Muchas veces uno tiene un dolor, sensación o síntoma, que no sabe explicar bien.
Es muy importante el decirle al médico qué es lo que se siente y donde se ubica. Uno mejor que nadie puede dar las “coordenadas” de un dolor y guiar así al profesional.
Hay que fijarse bien en los síntomas para relatarlos al médico, porque estos son los signos que le servirán a él para diagnosticar.
No se trata de “esconder” lo que se siente, magnificarlo o minimizarlo; la correcta descripción de la zona del cuerpo, la periodicidad e intensidad del dolor van a guiar su correcta interpretación.
Hay que dialogar con el médico, responder lo más justamente a sus preguntas y tener la confianza que sus conocimientos y práctica están puestos al servicio de la salud del paciente.
En oportunidades el dolor o la confusión momentánea impiden que nos comuniquemos bien. Debemos serenarnos y pensar que si nosotros mismos no sabemos explicar, el médico no podrá “adivinar”.
La franqueza es vital con el médico: es un profesional que nos va a curar y debe saberlo todo y tener los antecedentes necesarios para poder hacerlo.