Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

¿Tomar bebidas o agua?

Para aplacar la sed lo primero que se piensa (y se hace) es beber. Si se mira un poquito alrededor se verá que se ofrecen multitud de alternativas para apagar la sed.

El cuerpo humano tiene como principal componente el agua: más o menos entre el 50% al 60% del peso total. Es decir, que si, por ejemplo se es una persona de 70 kilos de peso, el agua significará unos 40 litros, que se distribuyen en todos los tejidos.

Es el medio en el que se diluyen los diferentes líquidos del cuerpo, como la sangre, la orina, las secreciones digestivas y otros. Logra que los elementos nutrientes lleguen a las células y está en el transporte de los desechos que ellas emiten; regula la temperatura corporal por medio de la evaporación que se produce en la piel.

El cuerpo pierde diariamente alrededor de 2.6 litros de agua por medio de la orina, las heces, el sudor y la respiración. Es, lógicamente necesario, reponer esta merma y debe hacerse diariamente. Para ello es necesario ingerir líquidos. Así se evitará muchos males al organismo. Algunos tan severos que pueden acarrear la muerte.

La sensación de sed es un excelente aviso de la necesidad de hidratarse; pero en las personas mayores la regulación del mecanismo que provoca la sed puede no ser ya tan efectiva, por lo que necesitarán que se les esté recordando que tomen agua.

El organismo no puede retener el agua, como sí lo hace con las calorías, por ejemplo: nos falta agua todo el tiempo. La sed es un síntoma de deshidratación y cuando se bebe, la sensación de satisfacción no implica que se haya cumplido con las necesidades hídricas del cuerpo.

Un litro y medio a dos litros por día es lo mínimo que se necesita beber porque en los diferentes alimentos que consumimos está lo demás que necesitamos. Las verduras, por ejemplo, están compuestas principalmente por agua, así como muchas frutas.

Hasta aquí, en resumen, la importancia de los líquidos para la vida humana. Pero ¿y las demás bebidas no son agua? En parte. Las distintas bebidas, en su composición, tienen agua, pero otras cosas más. Dependiendo, encontraremos azúcares, colorantes, saborizantes, alcohol, ácidos y un etcétera muy largo. Es cierto que un jugo de frutas es muy sano y va a aportar diferentes elementos que sí necesita el organismo, pero su mayor porcentaje será el de agua: casi su totalidad.

En caso de sed, lo recomendable es beber agua. Agua potable, para evitar cualquier enfermedad gastrointestinal. Es cierto que la sed la calma, verdaderamente, el agua.