Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Tricomoniasis

¿Qué es?
La tricomoniasis es una enfermedad infecciosa que se transmite sexualmente.
¿Cómo se ocasiona?
La causa un parásito llamado Trichomonas vaginalis,que en el mayor número de casos se observa en mujeres cuyas edades oscilan entre los 16 y 35 años. Se adquiere por medio de la relación sexual con una persona infectada. El parásito no sobrevive en la boca o en el recto, o sea que se adquiere por el contacto pene-vagina o vulva-vulva.
Esta enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres, pero los síntomas van a diferir.
¿Cuáles son los síntomas?
Por lo general no causa síntomas en los hombres y desaparece en forma espontánea después de unas cuantas semanas.
En las mujeres hay molestia durante la relación sexual; se produce prurito o hinchazón en la parte interior de los muslos, hay prurito vaginal, prurito vulvar (hinchazón de los labios de la vulva); secreción vaginal espumosa, de color verdoso o amarillento. Fuerte mal olor de la vagina.
En los hombres, cuando hay síntomas, suelen ser prurito o picazón en la uretra; ardor después de eyacular u orinar, leve secreción de la uretra. A veces se puede presentar epididimitis(inflamación del epidídimo, que es una estructura en forma de tubo situada detrás del testículo, donde maduran los espermatozoides)o prostatitis (hinchazón e irritación de la glándula prostática) por la infección.
Tratamiento.
A la aparición de algún síntoma, es el médico quien debe dar el diagnóstico y recetar lo que considere conveniente. Generalmente se tratará de antibióticos.
Hay que evitar las relaciones sexuales mientras dure el tratamiento y las parejas sexuales deberán recibirlo al mismo tiempo, aún si uno no presenta síntomas.
Si es que se hubiese detectado una infección sexual, deben hacerse exámenes para diagnosticar otras infecciones posibles.
¿Cómo se previene?
La enfermedad resulta bastante sencilla de prevenir, mediante el uso consecuente y correcto de los preservativos durante el acto sexual. En los baños públicos o en saunas, es necesario siempre observar las medidas higiénicas usuales (evitar el contacto directo con los inodoros, por ejemplo).
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna