Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Tuberculosis

¿Qué es?
La tuberculosis es una enfermedad infecciosa, mortal en muchos casos, si no es tratada oportunamente; a veces es difícil de erradicar en las personas, porque hay tipos de esta enfermedad muy resistentes. Normalmente ataca a los pulmones, pero puede afectar a otras partes del cuerpo.
¿Cómo se ocasiona?
La enfermedad se contrae por contagio.
Es producida por varias cepas de Mycobacterium. Se propaga a través del aire cuando quienes tienen la infección activa tosen, estornudan o transmiten fluidos respiratorios.
En los ambientes cerrados, donde hay gente (micros, ómnibus o aglomeraciones) y se encuentra alguna persona que sufre la enfermedad, puede ser un peligroso foco de contagio.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas más comunes son la tos crónica con esputos teñidos de sangre. Pérdida de peso, delgadez extrema y sudores nocturnos; fatiga, cansancio crónico.
Tratamiento
Es muy importante visitar a un médico inmediatamente que aparezcan síntomas o en caso de suponer haberse expuesto al contagio.
Se usan antibióticos para eliminar las bacterias, pero el tratamiento eficaz es largo y muy difícil, pues la tuberculosis no solo requiere de un monitoreo médico constante sino de la colaboración activa del enfermo.
¿Cómo se previene?
Lo más efectivo es el tratamiento a los mismos enfermos de tuberculosis, pues así se evitará el contagio: se protege al enfermo y a los que vivan y se relacionen con él.
Hay zonas donde se sabe que existen enfermos de tuberculosis; se debe tratar de evitar ir a ellas para no exponerse al contagio.
La tuberculosis es altamente contagiosa y hace presa fácil en individuos mal alimentados y en quienes puedan tener contacto o interacción con los infectados por la enfermedad.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna