Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

Verde que te quiero verde

Los vegetales son necesarios para la alimentación humana. En cantidades adecuadas son altamente beneficiosos para la salud. Algunos pueden comerse crudos (previamente lavados) y otros cocidos. Hay que tener en cuenta que la mayor fuente de vitaminas que los vegetales aportan, disminuye con la cocción. Forman parte importante de nuestra dieta.
Las verduras podríamos dividirlas, de primera intención en las de color verde oscuro como el brócoli, la espinaca, la lechuga romana y las de color naranja, como el camote, las zanahorias y la calabaza. Están también las legumbres como las lentejas, los frijoles y guisantes, los almidones que incluyen a la papa, el maíz, las arvejas, etc. Hay otros entre los que podemos nombrar al tomate, la cebolla y la lechuga.
Es cierto que hay muchas más verduras, pero lo importante es tener en cuenta su alto valor en vitaminas y fibra que facilita, esta última, la digestión.
Las necesidades de verdura varían, pero por lo general un niño de 2 a 3años debería comer una taza de verduras al día, los de 4 a 8 años una taza y media diaria y los adultos de dos a tres tazas de verduras al día.
Es importante no solo variar las verduras que se coman, sino la presentación de estas. Muchas veces a los niños a los que “no les gustan las verduras” no se les han dado estas en la forma adecuada, o se ha insistido en que “TIENES que comer verduras” sin darse cuenta de que se les ofrecen presentaciones poco apetitosas. Hay que tener en cuenta que en el acto de comer, la vista influye grandemente.
¿Qué tal una ensalada para empezar?
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna