Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Balance y Control
2016-04-12 00:00:00

Lo mejor es dormir…

El cuerpo lo necesita. Uno de los descansos que se toma, el más importante y diario, es dormir.
Generalmente uno debe dormir ocho horas para que todo el organismo repose, a pesar de que nuestras funciones vitales siguen activas (respiramos, el corazón late, la digestión continúa, etc.) los músculos en general se relajan y soñamos. Este es el descanso nocturno. En realidad, el ejercicio es necesario y debemos hacerlo siempre para llevar una vida saludable. Pero todo tiene su contraparte y el descanso también es imprescindible para el organismo. Gracias a él podemos reponer fuerzas y que nuestro cuerpo funcione óptimamente. Recordemos que dormir significa eso y que hemos de hacerlo en las mejores condiciones.
Tratemos de acostarnos a una hora regular, guardando tiempo si se ha comido y de preferencia hacerlo muy ligeramente. Evitemos todo aquello que pueda influir negativamente en nuestro sueño, antes de dormir, como bebidas excitantes y alcohol. De hecho, no debemos fumar, por las consecuencias nefastas que esto trae, en todo momento, para nuestra salud y bienestar. Hay personas que acostumbran “mirar tv” antes de dormir o para hacerlo. Esto, por lo general no es positivo para quienes lo hacen, porque “se cargan” y tienen tensiones en un momento en que lo que se tiene que estar es relajado. Dicen que “cada día tiene su preocupación”, por lo tanto no sacaremos nada adelantando y lo mejor es descansar.
Tratemos de tener una habitación oscurecida y que no “huela a cerrado”, es decir, que haya sido ventilada antes de acostarnos. Recordemos que dormir en ambientes cuyo aire está “viciado”, nos impedirá dormir correctamente y en forma benéfica.
Luego de las ocho horas de sueño, nos levantaremos ágiles y dispuestos a empezar de nuevo y lo que es muy importante: pensemos de modo positivo en el día que empieza, en que podremos enfrentar todos los retos que presente con éxito.
Un descanso correcto, un “sueño reparador”, es una garantía de un buen día: que esa sea nuestra actitud siempre.