Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

¿El té tiene cafeína?

Inmediatamente diremos que no, pero sí. El té la tiene, solo que cuando se descubrió se la llamó “teína”. La cafeína es el alcaloide principal del café, del té y del cacao, cuyos granos son utilizados para la elaboración del chocolate. Se encuentra también en la yerba mate, con la que se prepara la popular bebida argentina y en la nuez de kola, con la que se elaboran las bebidas de cola.
Tanto el té como el café son dos bebidas que se conocen y consumen en todo el mundo, pero se les asignan propiedades diferentes; el café es visto como un estimulante y el té, en cambio, como algo relajante. En realidad, los dos son estimulantes.Lo que sucede es que la cafeína (el alcaloide que ambos contienen),produce efectos psicoactivos, pero la diferencia está en lo que se necesita para preparar una taza de café o una de té. El té, por los procesos seguidos para su elaboración, contiene menos cantidad de cafeína por cada taza que el café.
Pero de lo que se trata en todo caso es de disfrutar de una bebida, que en ambos casos, debe ser sinónimo de pausa y tranquilidad.
El té y el café son bebidas sociales, que se suelen tomar en compañía y como pretexto para una charla amena. “La hora del té”, inglesa, marca una pausa relajante en el día, generalmente a las 5 de la tarde. Los ingleses a veces lo toman con una “nube de leche”, es decir con un poquito de ésta.
Un café, al promediar la mañana, también da excusa para una pausa y debería ser un momento de relax. Al terminar el almuerzo puede apetecernos tomar uno o lo otro. Lo único que hay que tener en cuenta, es que todo exceso será dañino para nuestro organismo: ni mucho café ni mucho té son buenos. Midámonos, disfrutemos y apreciemos lo que más nos guste.
Detrás del té y del café hay mucha historia y leyendas que han sido tejidas en el tiempo. Son bebidas cuyos orígenes se remontan a lugares lejanos como Arabia y la China. Al tomar cualquiera de ellos somos parte de una tradición mundial que ha sido recorrida por siglos.
¿No provoca un cafecito o un tecito?