Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Gangrena

¿Qué es?
La gangrena es la muerte de los tejidos corporales. Puede ocurrir tanto en la parte exterior, como en la parte interna del cuerpo.
¿Cómo se ocasiona?
La gangrena ocurre cuando hay falta de suministro sanguíneo y puede suceder por causa de una infección, una lesión, ateroesclerosis, diabetes u otros problemas con la circulación de la sangre.
Hay mayor riesgo de gangrena si se sufre de una lesión seria; se tiene un sistema inmunitario deficiente (por quimioterapia o VIH, por ejemplo); debido a alguna cirugía; por padecer de diabetes; por tener enfermedad vascular (endurecimiento de arterias de brazos y piernas).
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de la gangrena dependerán de la causa y su localización. Si el área afectada por el mal está dentro del cuerpo, como en el caso de la gangrena gaseosa (que es causada generalmente por la bacteria Clostridium perfinges, o por estreptococos) las bacterias se multiplican produciendo gases y toxinas que dañan los vasos sanguíneos, los tejidos y las células del cuerpo. Esta gangrena puede producir diversos síntomas, como fiebre, hinchazón en la zona afectada, gases en los tejidos que están bajo la piel; presión arterial baja, dolor persistente y muy severo, confusión, sensación de malestar general.
Si es gangrena exterior (cuando la piel está comprometida) los síntomas pueden ser: secreción mal oliente; cambio de color de la piel: si es la piel propiamente dicha la comprometida, será azul o negra; si el área está por debajo de la piel, ésta será de color roja o bronce. Pérdida de sensibilidad en el área afectada.
Tratamiento
Es necesario acudir de inmediato al médico si existe algún síntoma físico o indicio que puede hacer suponer que hay gangrena. Se deberá eliminar el tejido muerto, previniendo la infección y permitiendo que cicatrice el tejido circundante. El tratamiento podrá incluir amputación de la parte gangrenada u otros que el médico decida. La gangrena no tratada puede ser de necesidad mortal.

¿Cómo se previene?
La gangrena puede prevenirse, sobre todo, si se padece de diabetes, asegurándose diariamente mediante un examen minucioso, que las manos y los pies no presenten heridas, cortes o señales de infección (hinchazón o enrojecimiento). Hay que hacerse este examen, con un médico, una vez al año. Es necesario, si es que se está subido de peso, bajarlo y mantenerlo. No hay que fumar. Se trata de evitar siempre que no haya suficiente irrigación sanguínea en las extremidades, especialmente en las inferiores. La prevención de la gangrena implica tener gran cuidado si se es persona de riesgo (los diabéticos), consultando siempre con el médico.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna