Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2017-06-05 15:02:19

La guía para comprender más sobre la mamografía

En la lucha de las mujeres por prevenir el cáncer de mama, la mamografía aparece como la manera más sencilla y concreta de descartar o detectar tempranamente la presencia de esta enfermedad. Si aún no conoces en qué consiste este examen no invasivo, aquí te lo explicaremos.

¿Qué es la mamografía?

Se conoce como mamografía al examen radiográfico que se hace a los senos de una mujer con el objetivo de detectar más fácilmente la presencia de tumores pequeños (benignos o malignos).

El examen dura entre 15 y 20 minutos. Durante el proceso, el doctor o la doctora, te pedirá que te desvistas de la cintura para arriba (sin cadenas, ni joyas). Luego, deberás relajarte antes de empezar. La paciente está de pie frente al mamógrafo; mientras, el especialista colocará uno de los senos entre dos placas.

Luego, estas placas aplastarán por pocos segundos la mama para que se pueda tomar la radiografía y obtener las mejores imágenes. La compresión de las mamas puede resultar incómoda, pero si hay dolor, deberás comunicarlo. Sugerimos que no agendes tu examen durante la menstruación pues estarás muy sensible.

Generalmente, se toman dos imágenes de cada seno y se recomienda que previamente no se haga uso de desodorantes, talcos o cremas para que no existan alteraciones en la imagen. Aproximadamente, 30 días después podrás recoger tus resultados; pero esto puede variar de acuerdo al centro médico en el que pases esta prueba.

mamografia-rayos-x

¿Cuándo debo hacerme una mamografía?

Recomendamos que, a partir de los 40 años, te hagas un examen anual. Sin embargo, si cuentas con antecedentes familiares, entonces puedes empezar a los 30 o 35. Esta prueba te ayudará a detectar rápida y fácilmente el cáncer. Si se encuentra en una fase inicial, las chances de superación son del 97%.

Autoexamen de mama

Muchas mujeres prefieren hacerse el auto examen de senos para buscar abultamientos u otro cambio que pueda significar algo negativo. Si quieres practicar este examen por tu cuenta, deberás hacerlo una vez al mes (si es posible el mismo día de cada mes).

autoexamen-mama

El primer paso es examinar la apariencia de tus senos. ¿A simple vista se nota algún cambio digno de resaltar? ¿El color sigue siendo igual? ¿La piel está como siempre? Si aparentemente no has encontrado nada, pasa a la segunda fase que es la palpación.

Desde la parte más externa del seno hacia el centro. Así debería hacerse el autoexamen. Con los tres dedos de tu mano empieza a recorrer tu seno en busca de alguna protuberancia y asegúrate de cubrir toda la mama antes de terminar.

Recomendamos que ejerzas tres niveles de presión: leve, medio y firme para poder sentir desde el tejido superior hasta el más profundo. Si no has sentido nada, entonces allí termina el examen. Pero, si te preocupa algún bulto que crees haber sentido, acércate a tu médico y cuéntale tu caso.

Ya lo sabes, una mamografía es necesaria en la lucha contra el cáncer de mama. Si estás interesada en pasar por una mamografía, separa tu cita en línea desde nuestra web.

cta-blog-guia-de-examenes-por-edad-y-sexo