Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

Mejor es conocer

La Quiropráctica
mejor es conocer
La palabra se suele escuchar cuando hay dolores de espalda y alguien recomienda someterse a un tratamiento, que puede aliviar el dolor.
Pero ¿qué es exactamente la quiropráctica? Es una práctica alternativa a la medicina, que tiene un enfoque diferente al de la medicina tradicional occidental, sobre los problemas de la salud. Se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones que puedan existir en el sistema músculo-esquelético, así como los desórdenes que pudieran ocasionarse por su causa en la función del sistema nervioso.
La base de la quiropráctica es que el cuerpo humano tiene una gran capacidad de curarse por sí mismo y que toda la estructura del cuerpo (sobre todo la columna vertebral) y las funciones que desempeña, están relacionadas. Lo que se busca es normalizar esa relación que se ha alterado con algún mal.
La terapia se aplica con las manos y se realiza el llamado ajuste vertebral o la manipulación de la columna, las de los tejidos blandos y de las articulaciones. Quienes la aplican, son llamados doctores en Quiropraxia.
Generalmente los que la usan, lo hacen para aliviar dolores o problemas en la espalda.
Fue fundada en el siglo XIX en Iowa, USA y quienes la practican seriamente, reconocen la necesidad de trabajar coordinadamente con otros profesionales sanitarios.
Si bien la Quiropraxia está muy extendida por todo el mundo, tiene bastantes detractores que le niegan eficacia alguna y afirman que su efecto terapéutico no es más que un placebo, siendo riesgosas las manipulaciones vertebrales.
Es importante anotar aquí que en el país existen también los llamados “hueseros” que suelen ser quiroprácticos sin mayores estudios formales y que muchas veces ofrecen “acomodar” los huesos que pueden estar causando dolores, ocasionando problemas mayores que tal vez resulten irreversibles.
Como de costumbre, siempre es lo mejor, cuando de salud se trata, obtener la opinión de un médico, porque muchas veces las “recomendaciones” en este campo delicado, pueden no resultar positivas y es preferible consultar con un profesional médico especializado.