Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Balance y Control
2016-04-12 00:00:00

Medicina musical

¿Tienes amigos que sufren de migraña? ¿Esos terribles dolores de cabeza que te hacen desear alejarte de la realidad y que no tienen una cura probada hasta el momento? Dolor intenso que muchas veces lleva a la peligrosa automedicación, llenándonos de pastillas, y ni aún así, nos libramos de ellos. ¿Sabías que la migraña y otras afecciones como el estrés y la depresión, se pueden curar con música?
La música es algo que todos compartimos, aunque sus géneros sean variados. La llevamos siempre con nosotros en el automóvil, en nuestro reproductor musical, en el celular o simplemente en la mente, cuando tarareamos una melodía al caminar o hacer ejercicios. La música puede alegrar nuestros momentos más tristes, y a veces hasta nos llena de energía. Por ello, validando todos sus beneficios, existe la musicoterapia, una terapia alternativa que busca complementar los tratamientos contra las afecciones mencionadas anteriormente, a partir de sonidos y melodías.
La combinación de melodías, en lo cual se basa la musicoterapia, tiene ciertos componentes que actúan de manera beneficiosa en nuestro cerebro, estimulando la producción de serotonina: la hormona del buen humor y de la felicidad. Esta sustancia puede aliviar los cuadros agudos de estrés y melancolía, teniendo como consecuencia la desaparición de la tensión, la ansiedad y la melancolía.
Por esta razón, cada vez son más las personas que confían en la música como una terapia para aliviar sus males. La musicoterapia ha demostrado ser efectiva en niños y adultos por igual, y muchos médicos la incluyen como complemento a los tratamientos médicos que prescriben.
Imagínate que tienes un día cargado en el trabajo y te sientes estresado, es terrible sentir un estado anímico que te lleva a tensar las relaciones que tienes con las personas que más amas. Ahora imagina que te detienes por un momento y escuchas esa melodía o canción que tanto te relaja. Podrías experimentar un cambio positivo en tu ánimo, retomar el control de tu vida y disminuir tu ansiedad, en ese instante justo en que sientes que lo perderás.
La música puede relajarte a tal punto que puedes por un momento olvidarte de tus problemas y por qué no, de tus dolores.
Las melodías musicales nos llevan a explorar rincones ocultos de nuestro cerebro, ayuda a los niños a mejorar el aprendizaje, desacelerar sus ritmos y adaptarse a los grupos. Y a los adultos, nos ayuda a ser mejores personas. Y si eres una mejor persona no tienes límites. Recuerda que el límite de lo que alcances te lo impones tú: “apunta a las estrellas y llegarás a la luna”.