Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

No es lo que cae del caño...

La gota es una enfermedad producida por el ácido úrico que se acumula en forma de cristales en diferentes partes del cuerpo como las articulaciones, riñones y tejidos blandos.
El llamado “ataque de gota” se manifiesta con un dolor muy agudo de la articulación del dedo gordo del pie y su enrojecimiento.
El médico ha de ser quien diagnostique la enfermedad y trate el mal que se origina por un estilo de vida poco saludable, beber mucho alcohol, comer en demasía carnes rojas, pescado o mariscos (muy ricos todos en purinas) y ser obeso.
Para prevenir la gota trate de eliminar aquello que desencadena un ataque de esta dolencia; no consuma tampoco chocolate y es muy importante evitar los alimentos que son fuente de grasas saturadas, o ricos en ellas, en realidad una larga lista que incluye la carne de cerdo, el jamón, las salchichas y embutidos, la carne de cordero, todas las carnes rojas, las hamburguesas, los quesos maduros, los crustáceos, los dulces, el aceite de palma, los pasteles, las salsas como la mayonesa, etc. En general, muchos de los alimentos comerciales suelen contener grasas saturadas

El ejercicio, una vida sana y dormir bien así como tomar abundante líquido, ayudará en la prevención de esta molesta enfermedad que se conoce desde la antigüedad.
Al menor síntoma, vea al médico: que lo examine y si es necesario, recete tratamiento que usted debe seguir escrupulosamente.
No deje que la gota, nunca, colme el vaso.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna