Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Parálisis de Bell

¿Qué es?
Es un trastorno del nervio facial, el que controla los músculos de la cara del individuo y su movimiento. Cuando se daña el nervio, se produce debilidad muscular o una parálisis, es decir que no pueden usarse los músculos en absoluto.
¿Cómo se ocasiona?
No se conoce exactamente la causa que la produce y podría ser la inflamación del nervio en la zona en que atraviesa los huesos del cráneo. El herpes zóster, un tipo de infección, puede tener alguna relación. Hay otras enfermedades que pueden provocarla, como una infección por VIH; una infección al oído medio; la sarcoidosis (inflamación del nervio) o la enfermedad de Lyme (causada por una bacteria, la Borrelia burgdoferi, que generalmente es transmitida por la picadura de garrapata).
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas suelen comenzar de pronto y se puede sufrir de un resfriado un poco antes de la aparición de estos. Se presentan por lo general, únicamente en un lado de la cara, que se sentirá estirada hacia un costado y se verá diferente de lo normal. Hay dificultad para cerrar un ojo. Es difícil beber y comer, porque la comida o bebida se salen por un lado de la boca. Se babea, porque se ha perdido el control de los músculos de la cara. Se descuelga la comisura de la boca o el párpado. Se dificulta hacer muecas, expresiones faciales o sonreír. Puede haber también resequedad de los ojos, lo que podría producir infecciones oculares o úlceras; boca seca; pérdida del sentido del gusto; dolores de cabeza; escuchar el sonido más fuerte por un oído; fasciculaciones de la cara (pequeños movimientos involuntarios). Los síntomas pueden ser desde leves hasta graves.
Tratamiento
Ante la aparición de los síntomas, lo indicado es consultar al médico y empezar de inmediato el tratamiento que prescriba.
Muchas veces, sin embargo, no es necesario ningún tratamiento y los síntomas suelen mejorar muy rápido. Es importante decir también que puede pasar tiempo para que los músculos se fortalezcan.
¿Cómo se previene?
No existe ninguna forma conocida de prevenir la parálisis de Bell.