Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Rinitis Alérgica

¿Qué es?
La rinitis alérgica o fiebre del heno es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta la mucosa nasal.
¿Cómo se ocasiona?
La rinitis alérgica es causada por la inhalación de alérgenos estacionales, como el polen, el pasto y las plantas; o alérgenos perennes, como los ácaros, hongos, moho, polvo y la caspa de animales.
Asimismo, las causas de rinitis alérgica dependerán del sistema inmunológico de cada persona, debido a que unas son más vulnerables a ciertos alérgenos que otras.
¿Cuáles son los síntomas?
Al entrar en contacto con un alérgeno, los síntomas de la rinitis alérgica son inmediatos. Éstos abarcan: sensación de escozor en la nariz, la boca, los ojos y la garganta; dificultad para captar olores; estornudos constantes; moco; y ojos llorosos.
Los síntomas posteriores incluyen congestión nasal, tos, manchas oscuras e inflamación debajo de los ojos, sensación de fatiga, cambios de humor y dolor de cabeza.
Tratamiento
La rinitis alérgica se puede tratar con antihistamínicos, corticoesteroides, descongestionantes e inmunoterapia (vacunas contra las alergias).
El tratamiento dependerá de la gravedad de los síntomas del paciente y del diagnóstico que realice el médico a través de un examen físico y pruebas para alergias, las cuales determinan las sustancias que ocasionan los síntomas.
¿Cómo se previene?
La rinitis alérgica se puede prevenir al reducir la exposición a alérgenos como el polvo, el polen y el moho, que son considerados como los principales causantes de esta afección.
Asimismo, las vacunas contra las alergias son otra forma de evitar los alérgenos, debido a que dichas vacunas estimulan al sistema inmunológico a reaccionar y combatir las sustancias que ingresan al cuerpo y causan las alergias
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna