Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Sarna

¿Qué es?
La sarna es una enfermedad cutánea que se encuentra en todo el mundo y es de muy fácil propagación.
¿Cómo se ocasiona?
La sarna se ocasiona por contagio y la produce un ácaro muy pequeño. La transmisión se da por el contacto con la piel de una persona que la tenga. Con menor frecuencia ocurre por compartir ropas o camas (puede contagiarse si el que la padece tiene la llamada “sarna costrosa”).
Los ácaros que causan la enfermedad excavan la piel, depositando sus huevos, lo que forma un hueco o túnel que se asemeja a una pequeña marca. Los huevos eclosionan a los 21 días y la erupción pruriginosa es una respuesta alérgica del organismo a los ácaros.
No se propagará por ejemplo por compartir el uso de una piscina y los animales y mascotas no pueden propagar la sarna humana.
¿Cuáles son los síntomas?
Generalmente entre los síntomas puede advertirse picazón (que ocurre casi siempre por las noches); úlceras sobre la piel producidas por el rascado y la excavación; erupción cutánea en especial entre los dedos; líneas delgadas en la piel, como si hubieran sido trazadas por un lápiz.
¡No hay que rascarse, porque se corre el riesgo de provocar una infección secundaria!
Tratamiento.
Si hay algún síntoma, es necesario consultar a un médico, que puede ser especializado en dermatología. Él será quien recete y se deben seguir sus indicaciones para el tratamiento y cura.
Antes de iniciar el tratamiento hay que lavar pijamas, ropa interior y toallas con agua muy caliente.
Los familiares y parejas de los afectados, aún si no presentan síntomas, deberán recibir tratamiento.
¿Cómo se previene?
La sarna se previene evitando el contacto con personas que tengan la enfermedad.
Si alguien de la familia cercana ha tenido sarna, incluso si esta ha sido tratada, sábanas, toallas y pijamas deben ser lavadas con agua caliente y secadas con mucho calor.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna