Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Tos Ferina

¿Qué es?
Es una infección, causada por las bacterias Bordetella pertussis o Bordetella parapertussis, muy contagiosa, que provoca una tos violenta, que no se puede controlar y dificulta la respiración. Afecta a las vías respiratorias altas. Cuando el enfermo trata de tomar aire, se escucha un estertor muy profundo.
Es grave y puede causar una discapacidad permanente en los bebés e inclusive su muerte.
La Tos Ferina no es una enfermedad y se la conoce también como tos convulsiva.
¿Cómo se ocasiona?
Se ocasiona por contagio. Al estornudar o toser una persona que esté infectada, gotas pequeñas que contienen la bacteria se esparcen a través del aire y la enfermedad se disemina fácilmente entre las personas efectuándose el contagio.
Afecta a personas de cualquier edad. La infección tiene una duración promedio de 6 semanas.
¿Cuáles son los síntomas?
Al principio los síntomas se parecen mucho al resfriado común y suelen presentarse después de una semana de la exposición a la bacteria. Alrededor de los 10 días empiezan los episodios graves de tos y en los niños esta termina con un estertor, al tratar el enfermo de tomar aire. En adultos y niños menores de 6 meses este estertor es raro.
A veces se presenta vómito con la tos y en los bebés esto puede llevar a la asfixia.
Son síntomas: la “rinorrea” (emisión abundante de líquido por la nariz o nariz que “destila”), fiebre leve (39° centígrados o más baja), diarrea.
Tratamiento
Para tratar la tos ferina o tos convulsiva, hay que acudir al médico apenas se presente algún síntoma. Los antibióticos suelen hacer que los síntomas desaparezcan, pero generalmente se acude tarde al médico, cuando los antibióticos no surten efecto. Pero las medicinas pueden reducir la capacidad del enfermo para diseminar la enfermedad.
Los jarabes para la tos y los fármacos antitusígenos no sirven y no deben utilizarse.
A los bebés menores de 18 meses hay que supervisarlos constantemente ya que los ataques de tos pueden detener la respiración. Es preferible hospitalizar a los bebés que presenten casos graves.
¿Cómo se previene?
Se recomienda una vacuna infantil, la DTaP, que protege a los niños contra la tos ferina y se puede administrar a los bebés sin problema alguno, recomendándose 5 dosis, que se dan a niños de 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y de 4 a 6 años.
Esta vacuna se debe aplicar alrededor de la edad de 11 a 12 años y cada 10 años de allí en adelante.
Cuando se conoce de un brote de tos ferina, los niños de menos de 7 años que no hayan sido vacunados no deberán asistir a la escuela ni a reuniones públicas y han de mantenerse aislados de quienes se sepa o sospeche que se halla infectado; esto deberá durar 14 días después de notificados sobre el último caso.
Se recomienda que las personas adultas, hasta la edad de 65 años, reciban la forma adulta de la vacuna antitosferínica.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna