Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2016-04-30 16:55:45

Lavarse las manos

Muchas personas no tienen en cuenta algo que puede sonar absolutamente lógico: la limpieza es importante. Esto, que puede parecer extraño, es bastante común y sobre todo se da porque inconscientemente usamos las manos siempre, sin pensar que prácticamente todo lo que tocamos a diario tiene gérmenes que pueden producir enfermedades.

Los pasamanos, las asas, manijas y muchos otros objetos son usados por diversas personas y cuando lo hacemos nosotros, muchas veces lo último que se nos ocurre luego de hacerlo, es lavarnos las manos. Cuando llegamos de la calle, lavémonos las manos; después de ir al baño, lavémonos las manos; no se trata de crear una psicosis de limpieza, pero es importante que convirtamos ese simple acto en una costumbre.

Lavarnos las manos ayudará a reducir las posibilidades de transmisión o auto transmisión de enfermedades. Inconscientemente, manipulamos dinero que ha pasado por múltiples manos y acto seguido realizamos acciones como comer o frotarnos los ojos y los gérmenes ingresan a nuestro cuerpo.

Muchas enfermedades se transmiten comúnmente así y luego nos preguntamos por su origen. Está ahí, en la falta de limpieza personal y descuido que tenemos.

El lavado de las manos debe repetirse durante el día: antes y después de comer, luego de ir al baño, al volver de la calle y en general tratar de hacer de esto un hábito.

No es necesario usar jabones especiales, basta para lo cotidiano con el jabón común de tocador. En caso de tener que tocar a enfermos contagiosos, debemos redoblar las precauciones y saber que el lavado de manos es totalmente necesario.

Hay que evitar los riesgos y el asunto es tan sencillo como lavarse las manos.

A veces no lo hacemos por flojera o porque no se nos ocurre: como de costumbre, la salud está en nuestras manos. ¡A lavárselas!