Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuidado Íntimo
2018-02-12 18:48:03

La vulvovaginitis: qué es y cómo reconocerla

Como sabemos, el calor y la humedad del verano pueden favorecer el desarrollo de algunos tipos de hongos y bacterias que afectan nuestro organismo. Específicamente en el caso de las mujeres, aumentan los cuadros de infecciones en la zona genital o vulvovaginitis.

Se trata de un proceso inflamatorio que puede presentarse de forma repentina, y que muy frecuentemente es causado por la presencia de hongos. La zona afectada puede comprender la vulva (parte exterior de los genitales), la vagina (conducto interno) o ambas. Veamos sus causas y cómo se manifiesta.

¿Por qué se produce la vulvovaginitis?

A menudo, la visita a lugares públicos como las piscinas y el permanecer mucho tiempo con la ropa de baño húmeda puede originar el entorno necesario para el desarrollo de hongos en los genitales femeninos. Esto causa irritación o inflamación, debido a infecciones.

La higiene íntima también juega un rol fundamental. Además, hay que elegir los productos adecuados. A menudo, el uso de jabones con un pH muy elevado puede causar un desequilibrio en el sistema de defensas de la vagina, dando lugar a la presencia de bacterias, parásitos, hongos y virus.

Si bien las infecciones vaginales pueden presentarse a cualquier edad, son comunes durante la niñez o antes de la pubertad, cuando los hábitos higiénicos aún no son los adecuados. La menopausia, debido a los cambios hormonales que conlleva, también es una etapa en la que se suele experimentar estos problemas.

Síntomas de la vulvovaginitis

Debemos indicar que no todos los síntomas son siempre los mismos, esto depende del tipo y grado de la infección. Sin embargo, hay signos comunes, como por ejemplo la inflamación y enrojecimiento de la piel en esa zona. La picazón y ardor en la vulva (que empeora tras las relaciones sexuales) también es habitual.

Puede también observarse cambios en las secreciones vaginales, que son más densas y de un tono blanquecino. En algunos casos también se despide un olor fuerte y se siente ardor al orinar. Algunas infecciones no presentan síntomas notorios, por lo cual es importante estar atenta ante cualquier signo para acudir al especialista.

Tipos de infecciones y diagnóstico

En más del 75% de los casos, la infección se debe a un cuadro de candidiasis, causado por la presencia del hongo candida albicans. Este tipo de hongo se encuentra naturalmente en la vagina junto a otros microorganismos. Sin embargo, los factores que ya explicamos pueden hacer que proliferen, causando las molestias mencionadas.

Otra tipo común es la vaginosis bacteriana (VB). En la vagina habitan bacterias saludables y no saludables. Este tipo de vaginitis se origina cuando aumenta la cantidad de bacterias no saludables. En estos casos posiblemente no haya síntomas, aunque podría notarse mal olor en la zona después de las relaciones sexuales.

Asimismo, puede presentarse la infección por tricomoniasis, que se transmite por vía sexual, causada por un parásito denominado trichomonas vaginalis. En muchos casos, este tipo de infección no presenta síntomas, por lo cual hombres y mujeres pueden padecerlo sin estar enterados.

A veces la infección se debe a una reacción alérgica a espermicidas, preservativos, jabones, duchas vaginales o perfumes. Para realizar un diagnóstico correcto, el ginecólogo realizará un examen físico y deberá recoger una muestra de la mucosa vaginal para su respectivo análisis en el laboratorio.

Evidentemente, es importante no automedicarse. El especialista debe determinar el tipo de infección para prescribir el tratamiento adecuado, que puede incluir antibióticos orales o de aplicación tópica, así como cremas antibacteriales y antimicóticas. En los casos alérgicos, puede recetarse el uso de antihistamínicos.

 Formas de prevención

El primer consejo es mantener una higiene adecuada, evitando además las duchas vaginales, los jabones perfumados y desodorantes íntimos. También se recomienda usar prendas holgadas, que no mantengan el calor y la humedad, así como ropa interior de algodón.

La detección temprana de estas infecciones es importantes para que no se propaguen por otras zonas del organismo. De esta manera, el cuadro podrá ser controlado dentro de los períodos habituales. Si deseas más información importante para tu salud, no olvides suscribirte a nuestro blog.

suscribete mejores consejos de salud