Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuidado Íntimo
2019-09-26 11:38:25

Todo sobre tu primera visita al ginecólogo

A pesar de ser algo natural y necesario, la primera visita al ginecólogo puede causar en algunas jóvenes y adolescentes cierta incertidumbre y hasta nerviosismo. Esto se debe en ocasiones a que suelen asociar dicha visita con un examen doloroso.

Si bien puede generar ciertas molestias, la exploración ginecológica no es dolorosa. Es más, podría incluso no ser necesaria, pues la primera visita a este especialista es por lo general para aconsejarte, educarte y empezar a darte una guía de cuidado para tu salud sexual y, en un futuro, reproductiva.

 

¿Cuándo hacer mi primera visita?

todo-sobre-tu-primera-visita-al-ginecologo

No existe una edad determinada, pero se recomienda que se realice durante la adolescencia, entre los 13 y 15 años, que es cuando tu cuerpo experimenta más cambios. Esto te permitirá recibir información temprana sobre el desarrollo, el ciclo menstrual, la higiene íntima o la sexualidad.

 

Lo que sí se considera necesario es ir cuando se inicia la vida sexual o se experimentan trastornos, tales como el adelanto o retraso de la regla. Otros motivos por los que muchas mujeres acuden al ginecólogo son el dolor durante sus períodos o molestias en los senos. Evidentemente, son causas obligatorias para una consulta.

 

¿En qué consistirá la visita?

 

La primera consulta al ginecólogo tiene como objetivo iniciar tu historial clínico, teniendo en cuenta tu edad, salud ginecológica y la revisión realizada para descartar cualquier patología (en caso de que se considere necesario). Esta consulta es el momento ideal para que despejes todas tus dudas.

 

El médico iniciará una conversación en la que te preguntará acerca de tu salud sexual, si ya has tenido relaciones o si tomas anticonceptivos. De ser así, te preguntará también si has estado embarazada. Recuerda que es importante que confíes en el especialista y seas sincera.

 

Después se te realizará un examen físico general, en el que se medirán tu peso, estatura y presión arterial. También se te realizará un examen de los senos, para identificar si hay algún bulto o secreción anormal. Asimismo, como ya indicamos, podría considerarse necesario un examen pélvico.

 

Este examen no se realiza en todas las mujeres, salvo en el caso de que ya hayan tenido relaciones sexuales o sientan molestias en la vagina o abdomen. Se realiza con un espéculo (un instrumento de metal o plástico), para ver tus genitales por dentro alumbrando con una luz. Si es necesario, en ese momento se podría realizar también el Papanicolau, que consiste en un “raspado” de las células que cubren tu cuello uterino, para descartar la presencia de células cancerosas.

 

Por último, el doctor palpará el cuello uterino, los ovarios y la matriz, con el fin de evaluar su tamaño y descartar anomalías. Esta prueba podría resultar algo incómoda, pero te recomendamos relajarte, ya que normalmente no duele.

 

Algunas recomendaciones

primera-consulta-ginecologica-recomendaciones

Es preferible que reserves tu cita de manera que esta no coincida con las fechas de tu período, y así el doctor pueda hacerte un buen reconocimiento. En cuanto a la ropa, una opción es ir con blusa y pantalón, para que solo te quites la blusa y el brasier durante el examen de senos, y quedes vestida de la cintura para abajo.

 

 

Por último, elige un doctor o doctora con quien te sientas en confianza. Lo importante es que estés cómoda y en total libertad de hacer consultas. Ten en cuenta que tu médico está para ayudarte.