Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Alergias
2017-03-31 10:00:42

Alergia y Asma: ¿son distintas?

El asma es una enfermedad muy común en la actualidad, siendo más frecuente aún, en ciudades con un alto índice poblacional. Afecta al 5% de la población del mundo y consiste en la inflamación de los bronquios que provoca dificultad de respirar, la sensación de presión en el tórax y tos.

¿Sabías de que el 80% de casos de asma están relacionados a una alergia previa? Descubre más en este artículo.

 

  1. Relación entre la alergia y el asma

A pesar que se considera que el asma es una enfermedad con tendencias hereditarias, hay muchos casos en los que las alergias están ligadas a la aparición de este mal.

 

Este hecho, se debe a que las reacciones alérgicas causan la liberación de histamina, compuesto químico que actúa como hormona y neurotransmisor, el  cual provoca inflamación en el área de los pulmones, nariz y garganta; afectando el sistema respiratorio y provocando el asma.

 

  1. El asma alérgica

Este tipo de asma no solo es causado por factores inhalables – como los ácaros o el polen-, sino que también puede ser causado por la ingesta de ciertos alimentos o medicamentos con compuestos alergénicos.

 

Del mismo modo, el asma alérgica puede dividirse: por tipo estacional – en caso que se trate de alergia al polen- o duradera.

 

  1. Síntomas de asma alérgica

Ante la presencia de alguno de estos factores alergénicos, una persona alérgica puede presentar síntomas de asma. Si bien pueden ser presenciados como un ataque de varios síntomas también puede manifestarse de manera momentánea y por separado. Entre los síntomas más comunes están:

  • Sensación de silbido al respirar
  • Tensión y presión que causa dolor en el pecho
  • Respiración dificultosa
  • Tos constante
  • Sensación de debilidad

 

  1. Causas

Como se mencionó, el asma puede ser desencadenado por factores hereditarios o por reacciones alérgicas que afecten las vías respiratorias. Estas últimas, varían dependiendo de la persona, e incluyen:

 

  • Un clima frío o los cambios repentinos de temperatura
  • La permanencia en un lugar con ácaros de polvo
  • Las temporadas de polen
  • Tener mascotas
  • Las esporas del moho
  • Los productos químicos de olor fuerte
  • Emociones fuertes, como ansiedad o agitación a causa de tristeza o alegría
  • Medicamentos usados para tratar la presión arterial y las migrañas
  • Infecciones del sistema respiratorio

 

En muchas ocasiones, suele creerse que el asma se desarrolla desde la niñez; sin embargo, el 25% de personas asmáticas en el mundo fueron diagnosticadas con este mal después de cumplir los 40 años de edad.

 

Si reconoces tener una alergia, reducir la aparición del asma alérgica está en tus manos, siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Deja de fumar o no te acerques a personas que fuman
  • Procura no tener mascotas en casa
  • Asegúrate de tener una buena ventilación en el hogar
  • Evita la acumulación de polvo en tu casa.
  • Lava la ropa de cama con frecuencia para evitar que se acumulen los ácaros.

 

Hoy, existen diversos tratamientos para tratar el asma alérgica, además del reconocido inhalador. Acude a tu médico de confianza para descubrir qué tratamiento iría mejor contigo, en caso de tener este tipo de asma.

cta-suscribicion-blog2